El acero galvanizado es mucho, más común de lo que imaginas. Aunque no es obvio a la vista, se encuentra en gran cantidad de construcciones y otras estructuras, como los medios de transporte. Se ha destacado entre otros materiales gracias a sus características, mismas que son superiores a las de otros materiales.

¿Las conoces? A continuación, te presentamos las ventajas del acero inoxidable:


  • RESISTENCIA. Esta es, probablemente, la mejor de las ventajas del acero galvanizado. Para que el acero sea galvanizado pasa por un proceso en el que es cubierto de una capa de zinc, lo cual le añade mucha resistencia a factores de desgaste como la corrosión.
  • MÁS TIEMPO DE VIDA. El acero galvanizado tiene una vida útil que va desde los 30, hasta los 60 años, ello dependiendo del grado de exposición que se tenga a agentes dañinos.
  • VERSATILIDAD. El acero galvanizado puede ser utilizado en gran variedad de formas como láminas, clavos, llaves, tubos, alambres, entre muchas otras más.
  • EXCELENTE INVERSIÓN. Ya que el acero galvanizado no requiere mantenimiento y, además, tiene muchos más años de vida útil que otros materiales, resulta una excelente inversión en todo sentido.
  • IMAGEN. El acero galvanizado es estético en sí mismo ya que es un material brilloso, pero también puede ser pintado con facilidad.

 Es así que las ventajas del acero galvanizado lo destacan entre otros materiales. Si estás planificando una construcción, su uso definitivamente favorecerá tu proyecto.